Salva Alambre: Notas accesorias para la escucha de Electromagnetismo

Entrevista con Salva Alambre

 

¿De dónde surgen las canciones de ‘Electromagnetismo’?

Las canciones del disco surgieron a partir de un concierto que di en diciembre de 2018 y que consistió en bucles de sintetizadores analógicos y, partiendo de ahí, fui improvisando con más sintetizadores. Después del concierto me di cuenta de que a aquello se le podía dar forma y conseguir una estructura más de canción. Ese es el origen de las canciones. Me dediqué a ir perfeccionando las estructuras, a buscar los sonidos que quería, y ya me metí en el estudio a grabar.

¿Qué material has usado?

Para este disco he utilizado sobretodo sintetizadores analógicos. También hay sintetizadores digitales, algún sampler, alguna guitarra ocasional -aunque de manera muy secundaria, en comparación con el primer disco-, cajas de ruido, alguna batería y cosas de percusión.

Sobretodo he intentado utilizar bastante un micrófono electromagnético, que básicamente capta las ondas electromagnéticas. Capta señales de cualquier aparato que esté funcionando por allí, por el estudio, y eso lo utilicé como una amalgama, como un pegamento que aglutinase las distintas canciones. No aparece en todas pero sí en algunas, es un elemento que me ha gustado bastante utilizar.

¿Cómo son las canciones?

Las canciones de este disco son bastante distintas a las del primero porque son más oscuras, tanto en la propia configuración de las canciones, los sonidos, como también en las letras.

Con respecto al tipo de estructuras que aparecen en este disco, yo diría que hay de dos tipos. Por un lado están las estructuras más clásicas de pop con su estrofa, su estribillo, etc. Por otro lado están también otro tipo de estructuras que son más libres, donde van entrando y saliendo sobretodo sintetizadores o ritmos o bucles. Ahí lo importante es, sobretodo, la textura que se va creando con cada entrada y cada salida.

¿A qué responde el título del álbum?

Electromagnetismo, el título del disco, responde a una de las cuatro fuerzas de la física. El electromagnetismo está presente en todo. En la materia, en la luz, en el sonido, en la propia electricidad. Es algo que los humanos hemos aprendido a manejar, a intentar controlar, pero creo que todavía desconocemos muchísimo. Esa idea fue la que me interesó y me pareció bonita.

¿Hay algún concepto argumental?

Yo no me atrevería a decir que es un disco conceptual, porque suena como muy serio, pero sí que es cierto que el disco tiene una unidad. Las canciones se han ido construyendo a partir de la idea de electromagnetismo desde una u otra faceta, y la cara A y la cara B creo que tienen bastante que ver la una con la otra. Creo que el disco ha quedado bien articulado, ya es cuestión del oyente juzgar.

¿Cómo lo has grabado?

El disco se grabó en los estudios El Miradoor, entre febrero y marzo de 2019, siempre con Marco Velasco como productor, que es una persona con la que me entiendo muy bien y con la que me lo paso muy bien grabando. Fue muy divertido de grabar, había cosas que yo ya tenía muy claras y cosas que fuimos improvisando.

Una de las cosas quizás para mi más interesante en cuanto al sonido, es que los delays que utilizamos eran delays de cinta. Eso le da una calidez también al sonido analógico de los sintetizadores que es muy interesante.

¿Cómo recomiendas escuchar ‘Electromagnetismo’?

No creo que sea un disco demasiado fácil a la primera. Es un disco en el que, para entrar, hay que darle varias escuchas y a ser posible con un buen volumen y un buen equipo. Creo que hacerlo así vale la pena, porque vas entrando en la cantidad de sonidos o detalles. Algunas cosas no son obvias o no aparecen en una primera escucha, hay que ir dándole un poco más de espacio al disco.

Espero que disfrutéis escuchando el disco y que el electromagnetismo os acompañe.